Cefalometría lateral y diagnóstico ortodóncico

Es importante definir el Análisis Cefalométrico como el estudio de las relaciones horizontales y verticales de los cinco componentes funcionales más importantes de la cara: el cráneo y la base craneal; el maxilar óseo, la dentición y los procesos alveolares superiores; la mandíbula ósea , la dentición y los procesos alveolares inferiores.

En este sentido, todo análisis cefalométrico es un procedimiento ideado para obtener una descripción de las relaciones que existen entre estas unidades funcionales.

La Cefalometría es un listado de mediciones que comparado con unos valores determinados, como norma y tolerancia para sexo y edad, nos permite calcular la desviación e interpretarlos para llegar a un diagnóstico objetivo.
La misma se realiza sobre un trazado obtenido del calco de líneas fundamentales de una “Telerradiografía de Perfil” del paciente. Esto es un requisito previo a la aplicación de cualquier análisis cefalométrico y debe representar fielmente las estructuras esqueléticas necesarias para ubicar con exactitud los diferentes puntos cefalométricos.
Actualmente existen decenas de análisis cefalométricos pero básicamente el propósito común es la evaluación de las relaciones dento-esqueléticas. Todos usan puntos de referencia anatómicos y cada autor “inventa” sus planos de mediciones de acuerdo a un criterio específico.

Si bien no todos los análisis se pueden encasillar, podemos categorizarlos dentro de tres grandes grupos:
•    Análisis angulares
•    Análisis lineales
•    Análisis proporcionales

ANALISIS ANGULARES:

Son aquellos que utilizan ángulos para evaluar una condición determinada. Dentro de este grupo podemos incluir a la gran mayoría de los análisis.
Para poder generar un ángulo se necesitan tres puntos, esto se traduce en tres puntos ubicados en tres estructuras anatómicas distintas. Analizando detenidamente lo anterior, se deduce que cualquier variación estructural puede ubicar cualquiera de estos puntos dentro de un rango diferente a los estándares establecidos, variando la medida angular. Esto pone de manifiesto lo delicado que es un análisis cefalométrico.
Las medidas angulares pueden presentar mayor variabilidad que las medidas lineales y proporcionales, siendo este su principal inconveniente.

ANALISIS LINEALES:

Son aquellos que utilizan segmentos lineales para medir la longitud de una estructura determinada, o para comparar las longitudes de dos contrapartes óseas.
Hay que recordar que la elaboración de las normas angulares y lineales están basadas en muestras de origen caucásico en su mayoría. Por lo tanto no se pueden interpolar como una ley universal a todos los grupos poblacionales.
Razón por la cual, dichas medidas solo son útiles como parámetro de comparación, siempre debiendo considerar las características craneofaciales y raciales de cada paciente en forma individual.

ANALISIS PROPORCIONALES:

Son aquellos que hacen uso de las proporciones para comparar una estructura con otra. Este tipo de análisis compara al individuo consigo mismo y deja de lado el uso de las normas. Por tal razón puede resultar una opción muy acertada para evaluar las características cráneofaciales de un paciente.

APLICACIONES CLINICAS DE LA CEFALOMETRIA

•    Diagnóstico de Anomalías Cráneo-faciales (clase II, clase III)
A partir de estos estudios podemos obtener una descripción concisa y comprensible del patrón craneofacial del  paciente, identificar cuáles serán los objetivos del tratamiento, escoger la modalidad de tratamiento y predecir su éxito.
•    Estudio del Crecimiento Facial (superposición de trazados para estudiar el crecimiento)
Los Estudios Cefalométricos también pueden ser utilizados para predecir los cambios que
experimentará un determinado paciente. El resultado es un proyecto arquitectónico del
tratamiento que se denomina Objetivo Visualizado del Tratamiento (vto)
•    Evaluación del Espacio Nasofaríngeo
La Telerradiografía de Perfil puede utilizarse como una buena técnica complementaria en la detección de  patologías obstructivas de la vía aérea superior. Permite evaluar  el estado de la vía aérea superior, la permeabilidad del espacio aéreo posterior, además permite seguimiento y evaluación de los resultados obtenidos en los pacientes tras someterlos a diferentes tratamientos.
•    Establecimiento de los cambios inducidos por el Tratamiento Ortodóncico
Otra aplicación clínica de la cefalometría radiológica consiste en superponer radiografías  cefalométricas seriadas obtenidas antes, durante y después del tratamiento para estudiar los cambios experimentados en la posición de los maxilares y los elementos dentarios.

ESTUDIOS CEFALOMETRICOS

Diversos son los estudios cefalométricos que podemos utilizar en la práctica clínica, el análisis de Ricketts, Bjork-Jarabak y Mc Namara juntos permiten un diagnóstico acertado. No obstante, dependiendo del caso podremos decidir el más adecuado:

  • Análisis de Arnett
  • Análisis de Sassouni
  • Análisis de Harvold
  • Análisis de Mc Laughlin
  • Análisis Steiner

Análisis de Ricketts: la cefalometria estática propuesta por Ricketts permite la determinación de la biotipología facial del paciente y las posiciones e interrelaciones de los distintos componentes de las estructuras dentomaxilofaciales.

Análisis de Bjork-Jarabak: Permite prever cambios que se producirán con el crecimiento, con el tratamiento y la conjunción de ambos (VTO). Permite además, una mejor definición de la biotipología facial.

Análisis de McNamara: presenta como ventajas, la utilización en su mayoría de medidas lineales más que angulares y relaciona las alteraciones en sentido vertical con la relación sagital (haciendo que su análisis por separado pierda valor diagnóstico).

Para llegar a determinar un correcto diagnóstico se debe de tener en cuenta una metodología de trabajo completa conformada por historia clínica, modelos de estudio, fotografías y estudios cefalométricos.
El hecho de clasificar a un paciente no debe de basarse únicamente en un trazado cefalométrico, pues todas las mediciones presentan sus ventajas y limitaciones. En el momento de realizar un diagnóstico y determinar un plan de tratamiento es necesario tomar en consideración los rasgos étnicos y de estética preferidos por la población.

“A través de los estudios cefalométricos, el ortodoncista logrará un conocimiento más profundo de las estructuras involucradas, medirlas, describirlas y estudiar sus interrelaciones. La cefalometría no es una ciencia exacta, por las dificultades de localización de los puntos y la inexactitud de los exploradores a la hora de encontrarlos; no obstante es, junto a los modelos dentales, una de las principales herramientas diagnósticas en ortodoncia”.

Dra. Rodriguez, Raquel

M.p. 8112

od.rodriguezraquel@gmail.com

 

 

Es importante definir el Análisis Cefalométrico como el estudio de las relaciones horizontales y verticales de los cinco componentes funcionales más importantes de la cara: el cráneo y la base craneal; el maxilar óseo, la dentición y los procesos alveolares superiores; la mandíbula ósea , la dentición y los procesos alveolares inferiores.

En este sentido, todo análisis cefalométrico es un procedimiento ideado para obtener una descripción de las relaciones que existen entre estas unidades funcionales.

La Cefalometría es un listado de mediciones que comparado con unos valores determinados, como norma y tolerancia para sexo y edad, nos permite calcular la desviación e interpretarlos para llegar a un diagnóstico objetivo.

La misma se realiza sobre un trazado obtenido del calco de líneas fundamentales de una “Telerradiografía de Perfil” del paciente. Esto es un requisito previo a la aplicación de cualquier análisis cefalométrico y debe representar fielmente las estructuras esqueléticas necesarias para ubicar con exactitud los diferentes puntos cefalométricos.

Actualmente existen decenas de análisis cefalométricos pero básicamente el propósito común es la evaluación de las relaciones dento-esqueléticas. Todos usan puntos de referencia anatómicos y cada autor “inventa” sus planos de mediciones de acuerdo a un criterio específico.

Si bien no todos los análisis se pueden encasillar, podemos categorizarlos dentro de tres grandes grupos:

· Análisis angulares

· Análisis lineales

· Análisis proporcionales

Leave a Reply